ansiedad

Hoy

Hoy me ha costado mucho levantarme. La boca superseca.

Estoy cansado (físicamente sobre todo), torpe y triste. Y no es que ayer fuera un mal día o que haya tenido pesadillas. Incluso he dormido un número de horas aceptable, aunque menor de lo óptimo.

Llevo así toda la mañana aunque conseguí desayunar algo tras un par de horas sin salir de la cama. Horas intentando ponerme a currar con el ordenador pero inútiles: estoy desconcentrado, nervioso, lentísimo de mente y de cuerpo. Al fin me duché. Ya me siento un poco mejor. Un poco. Voy a almorzar algo. Llevo los trabajos atrasados y me estresa la idea de no llevar al día especialmente la asignatura de grupo: sé que pensarán posiblemente que soy un flojo o que pretendo chupar del trabajo de los demás. Pero estoy despistado, aunque me esfuerce todo lo que puedo no me entero bien de lo que alguien me cuenta. Cuando digo algo no consigo terminar las frases con normalidad.

Haré lo que pueda, sin culparme de mi estado, sin caer en un exceso de victimismo (="haré lo que pueda").

Voy a almorzar algo.

conocer al grupo 17 de abril 2009

Yo soy madre de un enfermo de trastorno bipolar,el habitante es amigo de un enfermo de trastorno bipolar, merc es hermana de un enfermo con trastorno bipolar,

He visto como han entrado nuevos robinsones a mi isla de la familia, despues del desastre de la desaparición.

pinocha, anita, antonio, atila, laila, loma, lyla, madagascar, pumki,silvia, vampiresa21 etc....

Quiero darles a todos la bienvenida y me gustaria conocerlos un poquito mas.

Saber por que se han interesado por esta isla, ¿por ayudar a su familiar? ¿por ayudar a su amig@? ¿por conocer las dudas,penas, dolores, ansiedades,soledad, falta de atención terapeutica, que tienen los familiares?.

Por contar como se puede salir adelante con este problema.

Por unirnos y reivindicar mas recursos y mejores atenciones para nuestros enfermos y familiares.

Por buscar maneras para descansar, recargar las pilas de paciencia de cariño de esfuerzo para poder seguir adelante con nuestro duro dia a dia.

Por hacer quedadas y excursiones.

Porque nos hemos encontrado con esta pagina y queremos curiosearla.

Porque me he encontrado sol@ con el problema de la enfermedad y no sé por donde tirar.

Por poner textos o articulos relacionados con la autoayuda que puedan servirnos de ayuda a todos.

Espero me conteis algo y podremos darle entre todos mas vida a esta isla de la familia.

Pido que los post que se escriban en esta isla esten relaccinados con el fin para  el que ha sido creada esta isla. Si no los borraré o pediré a la administracion que lo encaje en el lugar adecuado.

Yo no conozco todavia bien el manejo de la pagina, no sé trabajar con los libros y otras cosas mas.

Puedo aconsejar que la isla atlantida, es una isla donde se puede participar de una forma mas variada y general

Gracias por compartir.

Imagen de pijamaman

tengo miedo!!!

tengo miedo!!!

Esta noche me he despertado a media noche. No me podía dormir porque tenía miedo (ansiedad). La ansiedad fue la causa por la que estuve el curso pasado en Jerez luchando por volver a Sevilla. No lo conseguí y terminé ingresado en el hospital. En el post carta a sus majestades de oriente... escribí:

"Cuando salí (del hospital) estaba más o menos igual que entré y no tenía nada que hacer. Sólo con las pautas del enfermero, los paseos con mi madre por la playa (en los que tuve que aguantar alguna bronca), y mi esfuerzo en 25 días me recupere. Hasta tal punto que el día de mi santo en El Bosque mi madre me vió dibujando con una cara de felicidad que se le ocurrió hacerme una foto pero no tenía la máquina a mano. Empecé a caminar, a lavarme los dientes, a cocinar... Poco a poco dejándome el pellejo lo conseguí..."

Conseguí volverme a poner en pie dejándome la piel en el empeño como ya he hecho otras veces. Pero yo necesito una ayuda socio-sanitaria concreta que si no tengo los esfuerzos que hago son en vano porque sólo construyo castillos de naipes aunque llevé 12 años en una escuela de arquitectura.

El día antes de volver a Sevilla tenía mucho miedo y salí a la calle con la PDA de Carla. Escribí sentado en el Cabildo sobre la pantalla táctil el post poema pda en el que en primer lugar hablo del miedo, en segundo lugar del orden (que me está costando la misma vida recuperar las rutinas y ordenar mi casa), y en último lugar hablo de mis amigos y le doy las gracias por lo que hacen por mí.

Me encuentro mal. Necesito ayuda. Tengo miego.

crónica de un tropiezo

Llevo cerca de dos meses recibiendo una sesión semanal de psicoterapia, en manos de una psiquiatra. Me la pagan mis padres, pues yo no tengo ingresos, a quienes tuve que convencer (no fue fácil) de que necesitaba ayuda, pues veía que se me escapaban muchas cosas de la vida, que, por decirlo rápidamente, no me sentía feliz.

Es la segunda vez que recibo terapia psicológica, y la primera en la cual el profesional es, además, psiquiatra. En las pocas sesiones que hemos tenido he estado satisfecho y así se lo he hecho saber a mis padres, que hasta la semana pasada se alegraban.

Este fin de semana lo he pasado muy mal. El lunes (anteayer) tenía una entrega final de proyectos y un par de días antes me acababa de enterar que si suspendía determinadas asignaturas, a final de curso tendría que devolver la beca Séneca que disfruto (cerca de 5000 euros más intereses). Tenía, pues, dos temas que me estresaban bastante. Llevaba bastantes días trabajando bien, descansando poco, avanzando la asignatura y paralelamente aprobando con nota algún examen de otra asignatura que no era fácil. Pero la entrega se iba complicando, tomé decisiones que me iban alargando demasiado el camino, y ya no cumplía el ritmo que me había propuesto...

La noche del viernes al sábado me acosté, cansado y tras haber dormido 4 ó 5 cinco horas la noche anterior, pero no podía dormir... estaba tan agotado, había dormido tan poco el día antes y me quedaba tanto trabajo que intenté dormir como fuera, me tomé dos tilas e hice lo que pude para relajarme (conozco varias técnicas que suelen servirme), pero no conseguí dormir.

Salió el sol y volví a ponerme a trabajar, con menos ganas que el día anterior pero aún con energía suficiente para echar nueve horas íntegras de trabajo. Por la tarde del sábado me compré un relajante que me recomendó mi madre y que no necesitaba receta alguna. Llegó la noche y me acosté. Me tomé no la dosis que ella me recomendó, sino el doble, según leí en el prospecto. Pasaron dos horas y sólo aspiraba a sueños de quizás 10 minutos, interrumpidos por sobresaltos acompañados de ideas autoexigentes, imágenes del proyecto, ideas de culpabilidad, y cada vez más violentas hasta llegar a ideas suicidas. Llamé a un teléfono de asistencia médica 24h que tiene mi mutua (una ventaja de ser hijo de funcionaria docente), y me dijo que triplicara la dosis del calmante aquel (Soñodor). Pude dormir unas cinco horas, y ya daba por perdido el proyecto, aunque no al 100%. Desayuné lo que pude (casi no me entraba nada de comida, me daba fatiga, tenía la boca seca y un nudo en el estómago, cosas que llevaba pasándome los últimos días) y fui a urgencias al centro de salud más cercano, y le conté al médico generalista todo lo que me ocurrií. Me recetó Trankimazin 0,25 (cero o uno de día y uno o dos de noche durante una semana). Abandoné definitivamente la asignatura y me tomé la medicación, aunque a mis padres no les gustaba la idea. Pasé la el resto del día con amigos tranquilamente y conseguí dormir unas ocho horas. También, a mediatarde llamé a Ramón cuyas palabras me tranquilizaron, aunque no le conté todo pues no lo veía apropiado para el momento.

El lunes ya volvía a tener terapia y relaté todo lo ocurrido incluida la medicación. La terapeuta me recomendó que continuara con el ansiolítico, me comentó que ella habría hecho lo mismo, me dio su móvil por si necesito llamarla en otra ocasión (me dijo que tendría que haberla llamado, pero como no habíamos hablado de la posibilidad de llamar, preferí ir a lo seguro). Me quedé bastante tranquilo esa tarde y volví a tomar la pastilla y dormí. Empecé una asignatura intensiva (ocho horas de clase al día durante una semana) y está yendo bien. Todos los días he estado hablando con mis padres que me han estado apoyando. La terapeuta también me habló de que en las próximas sesiones veremos entre los dos la posibilidad de tomar un medicamento para estabilizar mi estado de ánimo, que no tiene efectos secundarios apenas. Yo estoy abierto a todo.

Pero hoy, mi madre me ha llamado y no ha sido muy agradable. Estaba algo nerviosa, desde luego más que yo, y al final de la llamada me ha puesto muy nervioso (al escribir se me va pasando). Llama para decirme que no me tome más pastillas, que eso engancha, que la terapeuta es muy mala profesional porque le pago "para que me cure dialogando y no con pastillas", que estoy "suspendiendo todo y queriendo suicidarme" y la terapeuta no es capaz de ayudarme (estoy aprobando a estas alturas de curso más que en los últimos dos o tres cursos, y encima estoy de Séneca a 1000 km en el primer año que salgo de casa; los pensamientos destructivos terminaron hace dos o tres días). Yo contesto que hasta ahora está ayudándome bastante la terapia, que si no quieren pagármela que no lo hagan pero que no me ponga nervioso con comentarios absurdos (no llegaba a proponer nada, sino que dejara las pastillas, la terapia y me pusiera "a aprovechar el tiempo", porque yo estoy muy bien). Yo contesto que tan bien no estaré cuando estoy yendo a terapia y encima he pasado unos días como los acabo de pasar...

Luego hablé con mi padre (ella dejó el teléfono angustiada casi sin despedirse) y, con un tono algo más tranquilo, me dijo que tuviera cuidado con engancharme a las pastillas pero al menos reconoció que soy mayor de edad y puedo hacer lo que quiera con mi vida. Yo insistía en que no estoy haciendo ninguna locura sino ir a médicos (no sólo a uno, y no descarto pedir alguna opinión profesional más), que ojalá no tuviera que tomarme nada, y que no es mi intención alargar el tratamiento de trankimazin (7 días, de los cuales me quedan 3 en principio).

Termino comentando que me encuentro bien, tranquilo, estoy comiendo bien, aprovechando el tiempo en clase, disfrutando el tiempo de ocio, paseando más de una hora en el día (gracias pijamaman por el consejo!) y durmiendo bien a pesar de la llamada. Mañana haré un par de cambios en la matrícula para pasar un cuatrimestre más tranquilo (un año séneca no es para quitarse cientos de créditos) y disfrutar más la ciudad y la cultura donde tengo la suerte enorme de estar becado durante un curso.

Gracias por leerme, si es que alguien es capaz de leer todo este ladrillo!!

Besos robinsonianos.

Distribuir contenido

Últimas entradas

Newswire