Neglicencia psiquiatrica sufrida en mis propias carnes durante más de cinco años.

Imagen de pijamaman

Hoy, por lo visto, es el día de los derechos de los pacientes. En el programa Te doy mi palabra que presenta Isabel Gemio está tratando este asunto. La gente está llamando por teléfono al programa y están contando las negligencias médicas que han sufrido. Yo he sufrido durante más de 5 años la negligencia médica de varios profesionales que ni siquiera atendieron el problema del sueño que yo les expuse un innumerable número de veces. A continuación transcribo el mail que he escrito al programa para que quede constancia de lo que me ha pasado y de que, en este momento, estoy esperando que me llamen del programa puesto que, además de mail que he enviado, he hablado con la redacción del programa por teléfono.

A ver si hay suerte y me llaman...

---

*asunto: neglicencia psiquiatra vivída en mis propias carne...

*cuerpo de texto:

Nombre: Ramón Salido Suárez

Teléfono: +++++++++

Localidad: Sevilla - Jerez

---

¡Buenos días!

Desgraciadamente, padezco trastorno bipolar y tengo reconocida por la administración un minusvalia del 68 %. Hace 5 ó 6 años el psquiatra José Carmona del Equipo de Salud Mental del Distrito Jerez me propuso que empezara a tomar Topamax puesto que este medicamento era un antiepiléptico y, según me dijo, este tipo de fármacos, los antiepilépticos (no sé si todos ellos) funcionan como estabilizadores del ánimo. En aquella ocasión el psiquiatra José Carmona me advirtió los riesgos de este cambio de medicación y, afortunadamente, tuve la oportunidad de compartir la decisión con el psiquiatra José Carmona. Durante los 18 años que sufro esta terrible enfermedad nunca he tenido un período prolongado en el tiempo sin tener crisis maníacas o depresivas. Yo acepté empezar a tomar el antiepiléptico Topamax que me propuso el psiquiatra José Carmona porque pensaba que tenía que dejar trabajar a los profesionales para que, utilizando todas las herramientas farmacológicas, eventualmente yo pudiera vivir con dignidad puesto que mi enfermedad provoca problemas en las relaciones interpersonales, problemas de inserción laboral, problemas en tu rendimiento académico... todo lo cual influye en tu calidad de vida.

En aquella primera ocasión tuvimos muy mala suerte puesto que a los pocos días de empezar a tomar Topamax tuve que ingresar, por primera vez, en el Hospital de Jerez en la Unidad de Agudos de Salud Mental. Después el psiquiatra José Carmona me indicó que sustituyera el Topamax por otro antiepiléptico denominado Neurontin. Al poco tiempo empecé a notar que tenía mucho sueño durante el día lo que generaba muchos problemas. Inmediatamente se lo dije al psiquiatra José Carmona que no me hizo ningún caso. Durante un año aproximadamente estuve poniendo sobre la mesa de la consulta del psiquiatra José Carmona que tenía tanto sueño durante el día que no podía hacer mi vida normal.

Pasado un tiempo decidí cambiar de psiquiatra y solicitar, en Sevilla puesto que estudio arquitectura en esta ciudad, la asistencia de un psiquiatra en el Equipo de Salud Mental del Distrito Macarena. Me empezó a trata el psiquiatra Raul Fernández-Villamor, considerado el uno de los mejores especialistas en trastorno bipolar en España junto con el equipo de Eduard Vieta (Barcelona). El psiquiatra Raul Fernández-Villamor comenzó su terapia sustituyendo el antiepileptico Neurontin por otro antiepiléptico denominado Depakine 500 Crono pero los problemas de sueño no desaparecieron. Tuve que acudir, por el protocolo de urgencias, al Equipo de Salud Mental del Distrito Macarena psiquiatra Raul Fernández-Villamor pero este psiquiatra se negó varias veces a atenderme a pesar de en varias ocasiones pasé hasta 5, 6 días practicamente dormido sin poder hacer nada: no podías hacerme la comida, no podía fregar los platos, no podía ducharme, no podía estudiar. La situaciación se fue agravando hasta que por la deficiente asistencia sanitaria me provocó una intensa crisis de ansiedad, como nunca había sufrido. En aquel momento decidí cambiar de psiquiatra puesto que tanto el psiquiatra Raul Fernández-Villamor como la enfermera María (pido disculpas puesto que no recuerdo el apellido) en lugar de curarme estaban haciendome daño y provocando que mi salud empeorara.

En aquel momento, con la idea de que mis padre no tuvieran que soportar como muchas veces han hecho una crisis psiquiatra, le propusé a mis padres que me llevaran al hospital privado especializado en salud mental denominado El Seranil situado en una localidad cercana a Málaga. En la semana que estuve ingresado en ese hospital tuve que vivir en mis propias carnes situaciones que yo pensaba que pertenecían a épocas preteritas en las que el fascismo, el nazismo y el franquismo hicieron tanto daño al conjunto de la población y, en concreto, a los enfermos mentales. Cualquier inspección, minimamente responsable, cerraría cautelarmente este hospital y denunciaria en los juzgados a los gestores de este centro donde nos humillaban constantemente a pesar que mi padre y mi madre tuvieron que pagarle a estos delicuentes una factura de 800 € aproximadamente por la semana que estuve encarcelado allí.

Poco después comenzó a atenderme el psiquiatra Ginés Palenciano en el Equipo de Salud Mental del Distrito Jerez. Durante los dos años que trabajo conmigo yo le expuse, practicamente en todas las consultas, que el problema de sueño que arrastraba hacía ya varios años no remitía. El psiquiatra Ginés Palenciano no me hizo ningún caso y no tomó ninguna medida lo cual iba empeorando mi estado de salud.

Pasados dos años decidí cambiar de nuevo de psiquiatra y empezó a atenderme en su consulta privada el psiquiatra Manuel Masegoza en Sevilla y, durante el año que trabajó conmigo, tampoco atendió mi problema de sueño. Al final del año pasado la relación con mi familia se deterioró tanto que dejamos de hablarnos y mi estado de salud empeoró tanto que pasé varias semanas teniendo problemas para comer. Tenía dinero y tenía comida en el congelador pero estaba tan dormido que no podía hacerme la comida. Gracias a la red cyborg Robinsones Urbanos cuya herramienta principal de trabajo en la página web: http://www.robinsonesurbanos.org y en el que fomentamos el apoyo mutuo entre los enfermos mentales y su entorno tuve la suerte que tres compañeros de esta red cyborg me trajeran comida en una fiambrera aunque no conocía su cara puesto que sólo los conocía a través de internet. Gracias a ellos tres, como decía, y a otros muchos amigos que me ayudaron en estos momentos tan dificiles pude sobrevivir hasta que llegué a estar tan mal que mis padres y mis hermanos vinieron a recogerme a mi casa de Sevilla, desde donde escribo este mail, para llevarme a  Jerez y cuidarme hasta que me pusiera mejor.

En primavera de 2009 mientras me atentendía el psiquiatra Manuel Masegoza. Mis padres me llevaron al hospital del psiquiatra Eduard Vieta, presuntamente el mejor equipo de España en el tratamiento de los enfermos que sufrimos trastorno bipolar. Mis padres se gastaron más 1200 € en el viaje, alojamiento y consultas... La sensación que tuve era que trataban hacer todo lo posible por convencer a mis padres, que eran los que iban a pagar el costoso tratamiento, para que el equipo del psiquiatra Eduard Vieta empezara a tratarmente. Yo me negué en rotundo a que me atendiera el equipo del psiquiatra Eduard Vieta porque parecían vendedores de biblias y por otros motivos que no explico en este momento para no extenderme más de lo que ya estoy haciendo.

Por fortuna desde septiembre-octubre me atiende la psiquiatra Carmen Morales en el Equipo de Salud Mental del Distrito Jerez que desde un principio a puesto mucho interés en solucionar mi problema de sueño y ha eliminado de mi medicación los antiepilécticos. Gracias a la vida me encuentro mucho mejor tanto en lo que se refiere al sueño como en otros aspectos de mi salud.

Por tanto durante 5 ó 6 años he tenido un problema grave de salud que los psiquiatras ni siquiera han atendido que, en cuanto una profesional competente ha empezado a trabajar con esfuerzo e ilusión, ha sido capaz de solucionar.

Por último, a modo de resumen, he sufrido en mis carnes una negligencia médica que ha puesto mi vida en juego que cuando lo he denunciado no he conseguido que la administración investigue el asunto puesto que los psiquiatras, en el momento actual, son en la práctica intocables.

Muchas gracias por vuestra atención.

Muchas gracias por vuestro compromiso social

Un fuerte abrazo.

Ramón Salido Suárez

love & peace always better with cyborg

---

P.D.:

http://www.robinsonesurbanos.org

Robinsones Urbanos

La belleza de lo cotidiano.

¡¡¡¡En hora buena Ramón!!!

No sabia que asistía ese programa,me parece una buena idea que denuncies tu caso.

Esta muy bien detallado los años de calvario que llevas,y el poco caso que te han echado,al igual que a muchos discapacitados psiquicos,¿haber si se animan mas,que hallan pasado por tu situación?maria

!!!

¡¡¡Gracias ma-ri-a por tu apoyo!!!

La importancia y la necesidad de denunciar

Tere Marin

Hace poco estuve viendo y oyendo a la ministra Aido al insistir en la necesidad que se denuncien los casos de violencia machista, ya no sólo por parte de las propias maltratadas si no también de su entorno...pero esta importancia de denunciar malos tratos se puede extrapolar a los que sufren las personas que padecen cualquier enfermedad mental si les toca en suerte o mejor dicho , en desgracia, médicxs displicentes o sufren mala praxis en vez de humanistas y competentes profesionales de la psiquiatría.

Así que lo dicho...quién sufra estos tipos de desidia por parte del cuerpo médico ha de denunciarlo de la mejor manera que pueda y sepa, ya sean afectados,familiares o allegados.

Tere Marin,Argentina

!!!

¡¡¡Gracias teremarin por tu apoyo!!!

Gracias.

Gracias. Es una noticia muy agradable, que hayas encontrado una profecional, como Carmen Morales, que no conosco, pero como dices, tenga interes en tú caso, y pertenesca a un distrito de salud mental  de Jerez. Sin más renombre, que su propia persona, y su profeionalidad.. Un abrazo, y animos.

¡¡¡Gracias chio!!!

En estos momentos soy un privilegiado porque desgraciadamente muchos enfermos mentales no tienen la asistencia socio-sanitaria por lo que sufren mucho innesariamente...

Últimas entradas

Newswire