VERSOS PARA MI HIJA

Imagen de teremarin


Mariposita en celo.

Arroyito de mi sangre.

Sacerdotisa mía.

Antes, fuiste

un paisaje de lunas y caracolas,

temblándome en el vientre.

Después,

un pequeño animalito suave

que se nutría de mis pechos.

¡Cuánto has crecido

mujercita en ciernes!

Mariposita en celo.

Arroyito de mi sangre.

Sacerdotisa mía.

Últimas entradas

Newswire