Blog de Robinson tostado

Imagen de Robinson tostado

La soledad tiene muy mala prensa.

Via

Mejor solo que mal acompañado dice el dicho, pero la soledad es una actitud muy mal vista, los seres humanos son ante todo seres sociales y primitivamente no se puede comprender el deseo de otro miembro del clán de estar lejos del grupo.

La soledad tiene sus ventajas y es hasta necesaria para el desarrollo de las personas.

Como bien se dice, hay dos tipos de soledad, el estar aislado de otras personas y el sentirse solo (que es independiente de si estamos físicamente aislados o no).

Algo que me parece cuestionable de la humanidad o al menos en la cultura en la que vivimos (puede que en el norte de Europa la cosa sea distinta) es la necesidad de tener contacto social con todo el mundo o por lo menos con todo aquel que nos rodea, pero es una regla no escrita y la asumimos como tal, lo que detesto de eso es que tendemos por fuerza a hacer amistades demasiado fácilmente, no, no son amigos, sino “amigos” y el problema de aquello es que no todos saben cerrar su espacio íntimo y la gente esta termina estorbándoles o sabiendo cosas que no deberían o entrando en ámbitos a los cuales no merecen entrar.

Viendo el documental “Un país serio encontré un dato que es súper decidor, la jornada de trabajo es larga y se pasa mucho tiempo con la misma gente, por lo tanto nuestros amigos son los compañeros de trabajo, es casi como si fuese otra regla no escrita, y de hecho, al salir del trabajo y si es posible, los compañeros de trabajo continuamos juntos y salimos, llegamos a casa tarde y sin tiempo para mucho más que descansar, cenar, ver tele y acostarse. Lo que hace la masa, vamos (tema que será el siguiente a tratar).

Aquel detalle de los amigos-colegas me hace pensar en si se llama con demasiada facilidad a alguien tu “amigo”. Yo creo eso y por eso también (junto con desear separar a los “amigos” de los amigos conceptualmente) es necesario marcar distancia de todo y aislarse en algún momento porque estos estorbos alivianan la carga diaria pero no nos ayudan a pensar por nosotros mismos. Lo mismo pasa con la televisión y las redes sociales, son estorbos.

Quizás todos seríamos capaces de reflexionar con profundidad si nos distanciásemos lo suficiente de otras cabezas (y nos educásemos lo suficiente en ámbitos no técnicos, claro, para tener las herramientas necesarias para hilvanar nuestros propios pensamientos).

Cultivar una sana soledad, implica poder alejarse de las cosas para poder entenderlas mejor, porque alejarse de unas personas para estar con otras no ayuda, definitivamente. Pero también sirve para estar libre de ataduras para sentirse bien cuando los demás no lo están y para estar mal cuando no podemos ser comprendidos. Es más que estar solo, es estar con uno mismo, algo para lo cuál no nos damos tiempo. Algo que se llama habitualmente introspección. También nos permite planificar lo que haremos a futuro y por qué no recordar que estimula la imaginación.

Muchas veces la presión social hace que algunos de nosotros nos cuestionemos y demos cuenta que muchas veces vivimos para lo que el resto quiera que hagamos, lo que nos motiva también a una soledad, esto comentó un chico llamado Fernando Suarez en un blog:

[...] Pienso que cuando uno vive en sociedad ésta te exige cosas, cuando vos no querés exigencias. Te exigen que estudies, que trabajes, que te cases, tengas hijos y juntes plata, haciendo de lo que más te gusta (la música, por ejemplo) un negocio, algo con segundas intenciones, y eso me molesta. Me molesta hacer algo por los otros, me molesta TENER que vivir como los otros me dicen que viva. A mí me gustaría tener una casa bonita en algún lugar alejado, sin vecinos que me miren esperando que los salude, porque eso me incomoda. Tampoco quiero hacerles daño o tratarlos mal, pero ¿no te pasa que simplemente querés tocar la guitarra solo, en un lugar callado, y querés salir a comprar una gaseosa y volver y tomarla y todo solo, en paz? Las personas asocian soledad con tristeza, pero yo he aprendido a disfrutarla ¿porque los sabios, como los pintaban, eran tipos que vivían solos en montañas? No quiero imponer reglas, no me interesa, pero yo pienso que necesito mi montaña. Saludos.

Sentirse solo.

Cuando nos sentimos solos ya es que hay algún problema, pero ya escapa de lo que podríamos llamar sana soledad, empezamos a hablar de carencias. El ser humano como por definición es social tiene una serie de necesidades relacionadas al tema. Alfredo Ruiz reseña estas necesidades no cubiertas:

1. una persona cariñosa de quien depender,
2. alguien que lo atienda,
3. oportunidad de expresar sentimientos íntimos a otra persona,
4. un grupo de amigos del cual sentirse parte,
5. alguien que necesite de su amor,
6. alguien que lo desee físicamente,
7. personas con quienes compartir valores e intereses,
8. amigos para compartir actividades recreativas,
9. relaciones en el trabajo,
10. un sentido de confianza en los amigos íntimos,
11. intimidad física en forma regular.

Es preciso recordar que hay personas (muchas, lo que pasa es que no se nota y da vergüenza reconocerlo también) que no saben o no pueden satisfacer adecuadamente sus necesidades sociales, y necesitan ayuda psicológica, psiquiátrica o al menos mucha comprensión, de hecho, la soledad es considerada como un problema psicológico por sí misma.

No obstante que la soledad sea un problema y uno muy grande para la sociedad moderna, el no estar solo lo suficiente también se vuelve algo malo por lo que mencionaba antes. Tener cubiertas estas necesidades ayuda a que la introspección sea más sana (aunque las mismas personas que cubren esas necesidades te reclamarán su espacio, pero no es necesario siempre apartarse completamente o irse lejos si el estorbo no lo justifica, a veces con un simple cambio de hábitos basta para estar contigo mismo), aunque no es necesario tenerlas cubiertas para someterse a una voluntaria introspección que ayude a analizar precisamente el problema.

Para leer:

Imagen de Robinson tostado

Un trastorno para cada uno, psicofármacos para todos.

Fuente:http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/03/psiquiatria-delirante.html

El experimento Rosenhan abrió las puertas a las primeras críticas sobre la medicalización o patologización del comportamiento y de la sociedad, uno de los debates más intensos en las ciencias de la mente actuales. No son pocos los autores que aseguran que una serie de actitudes consideradas patológicas son en realidad comportamientos normales en el ser humano, aunque molestos o difíciles de admitir por el entorno o la sociedad. Se ha hablado mucho sobre el trastorno con déficit de atención por hiperactividad en niños (ADHD o TDAH), y sobre todo respecto al llamado trastorno negativista desafiante (ODD o TND), así como respecto a la conveniencia y posibilidad de formar personas independientes con la muleta de los psicofármacos desde la infancia. Algunas aproximaciones al tratamiento de trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia, sobre todo las más institucionalizadas y hospitalarias, no gozan del crédito general y algunos dicen que explotan abusivamente los miedos familiares. Y así con muchas más.

Los psicofármacos no están tampoco libres de sospecha, y de manera particular los antidepresivos, especialmente los tan populares basados en la inhibición de la recaptación de la serotonina. Un estudio de 2002 afirma que sus beneficios, comparados con el placebo, son nulos. En informes de la Administración Federal del Medicamento de los Estados Unidos no llegan tan lejos, pero sitúan la diferencia en un discreto 18%.

En muchos países ha habido denuncias porque los antidepresivos han provocado, paradójicamente, el suicidio del paciente (sobre todo en adolescentes), así como intensos fenómenos de dependencia; y en al menos un caso, el paciente se presentó en su puesto de trabajo con un Kalashnikov y armó una pajarraca de ocho. De ocho muertos y doce heridos antes de volarse la cabeza, se entiende.  Las empresas farmacéuticas no deben tenerlas todas consigo, pues han llegado a acuerdos multimillonarios (caso de la paroxetina, comercializada en España como Seroxat) o incluso han sido condenados por pactar con los abogados de los demandantes a espaldas de sus clientes (caso del Prozac). Estos debates rara vez llegan a la opinión pública de nuestro país, pero por ahí fuera están cada dia más extendidos.

Inevitablemente, se habla de los intereses de estas poderosas corporaciones farmacéuticas para que todo el mundo esté enfermo y necesite alguno de sus medicamentos, presentados como panaceas en numerosas publicaciones tanto científicas como populares. El negocio, desde luego, no es pequeño: en 2007, sólo en los Estados Unidos, las ventas de antidepresivos ascendieron a doce mil millones de dólares. En muchas sociedades occidentales, se cuentan entre los medicamentos más recetados, y por tanto con mayor éxito comercial. No cabe duda de que muchos psicofármacos son eficaces y necesarios, pero no está claro si la presente epidemia de trastornos mentales es tan real como pretende la publicidad.

Sea como fuere, y sin caer en un falso romanticismo de la locura, no puedo evitar preguntarme qué habría sido de Europa si Juana de Arco no hubiese visto a Santa Catalina y Santa Margarita ordenándole expulsar a los ingleses de Francia. O dónde estarían las libertades civiles y los derechos democráticos si los revolucionarios de París de 1789 hubiesen tomado antidepresivos y ansiolíticos, o si los estadounidenses de 1776 se hubieran sometido a terapia para ajustarse mejor a la sociedad y no albergar objetivos irreales, o hubiesen aplacado a rusos y chinos con antipsicóticos. O qué habría llegado a escribir Hemingway si los electroshocks no le hubiesen, en sus propias palabras, "arruinado su cabeza y borrado su memoria"; poco antes de meterse la escopeta en la boca. Por ejemplo. Sería, sin duda, un mundo muy diferente. Con toda probabilidad, no mejor.

En todo caso, tengamos memoria y sobre todo racionalidad, mucha humanidad y mucho, mucho método científico. No vaya a ser que las gentes del futuro nos recuerden a como nosotros recordamos ahora a Cartwright, Brandt, Freeman, Snezhnevsky, Vallejo-Nágera Lobón, los que condujeron a la muerte a Alan Turing o Ernest Hemingway y demás pesadillas que deberían quedar atrás. Muy atrás.

Imagen de Robinson tostado

La erotomanía o Síndrome de Clerambault

Puede que el rey me odie, pero nunca ha podido olvidar. Nunca le seré indiferente, ni él lo será para mí….no sirve de nada que me haga daño. Es el más distinguido de los hombres…me sentí atraída por él desde lo más profundo de mi corazón. Quiero vivir bajo el mismo cielo que él y entre sus súbditos. Si le ofendiera mi corazón sufriría”.

Hoy vamos a dar un pequeño salto hasta Londres para encontrar a la dueña de estas palabras. Nos encontramos a un mujer que estaba profundamente enamorada del rey Jorge V,algo que no parece demasiado extraño… de no ser por la obsesión de nuestra protagonista. Esta señora estaba totalmente convencida de que el rey la correspondía , de manera que cuando ella viajaba a Londres se plantaba enfrente del palacio de Buckingham y le esperaba allí. Tenía la idea de que él la rechazaba y que hacía todo lo posible porque ella no pudiera hospedarse en la ciudad, sin embargo sabía que a la vez el rey estaba enamorado y que todos los marineros y turistas estaban allí para declarar su amor, por lo que nunca perdía las esperanzas.

Esta historia nos sirve para encuadrar la erotomanía o Síndrome de Clerambault, un trastorno en el que el sujeto desarrolla la convicción delirante de que es amado por otra persona. Esta creencia hace que lleguen a pensar que la persona amada se trata de comunicar con ellos mediante un lenguaje secreto (la mujer de antes, pensaba que los marineros estaban ahí para darle mensajes de amor) que puede ser una simple mirada o un gesto que en principio no significan nada. Los erotómanos piensan que el ser amado es quien trató de iniciar la relación, a pesar de que generalmente éste tiene poco o ningún contacto con el erotómano. Las personas que sufren este trastorno no son capaces de interpretar las señales de rechazo y las transforman, como ya hemos visto, en elementos que confirman su delirio.

La erotomanía tiene dos vertientes: la primaria o pura, que se caracteriza por presentar como patología única el delirio; y la secundaria, en la que se presenta como parte de un abanico más amplio de delirios. Como características podemos señalar que este es un trastorno mayoritariamente femenino -existen casos clínicos de hombres, pero son excepcionales- y que el objeto amado suele ser un hombre intelectual, con un status social superior y muy habitualmente famoso. Debido a su obsesión, los erotómanos pueden llegar a ser potentes estresores para sus víctimas, acosándoles con cartas, llamadas o visitas.

¿Por qué se desarrolla? Esto no está muy claro, ya que en las revisiones teóricas se han encontrado diversos casos clínicos, con relaciones poco esclarecedoras entre sí. En ocasiones ha sido producto de unos rasgos de personalidad subyacentes, en otros casos la sintomatología se ha manifestado levemente como resultado de cuadros orgánicos como el Alzheimer, el VIH o el ACV. Algunos autores, han llegado a encontrar indicios de erotomanía en pacientes con poliquistosis ovárica, personas que usan esteroides e incluso abortos. Por este motivo, se ha relacionado el desequilibrado de las monoaminas centrales con la aparición de la psicosis.

Ahora vamos a ejemplificar todo esto con un caso actual, y aunque seguro que conocéis muchas historias que puedan explicarse mediante la erotomanía, yo os voy a contar una muy curiosa.

Ahora vamos a situarnos en Miami, y vamos a conocer a Ricardo López. Este chico de 18 años, es un gran fan de Björk y como todo fan, está interesado en saber cosas de la vid a de la cantante. Tanto profundiza en el tema, que acaba un poco obsesionado y esto llega al límite de que cuando se enteraque Björk está saliendo con un tal Goldie, se siente engañadísimo… y la liamos. Ricardo había empezado a grabar un video-blog, y en él aseguraba que no perdonaría esa traición y que tomaría cartas en el asunto. La venganza de Ricardo consistía en crear una bomba que escondería en un libro, el cual se suponía que era un guión de una película que se le ofrecía a la cantante -todo esto grabado en video-. Una vez que hubo acabado la bomba, decidió acabar con su propia vida y frente a la cámara se le ve raparse la cabeza y las cejas emulando al Coronel Kurtz, y con Björk de fondo, se pegó un tiro. Cuando llegó la policía y se encontró todo el tinglado, vieron las cintas en las que se preparaba la bomba y se pusieron en contacto con la Scotland Yard, que interceptó el paquete y al final no explotó nadie. La cantante al enterarse de esto quedó muy afectada, rompió la relación con Goldie y se marchó de Inglaterra para componer más tarde una canción en memoria de su fan.

El diario se desarrolla en 20 horas de grabación en la que se puede ver la evolución de su locura. Sobre el tratamiento de este trastorno, podemos decir que se fundamenta en dos principios: la medicación antipsicótica y la psicoterapia. Hay que tener cuidado con lo segundo, ya que nuestro objetivo es cambiar las fijaciones del paciente, y al ser un proceso a largo plazo podemos provocar un cambio de fijación del objeto amado al terapeuta, especialmente en caso de que sean de sexo contrario. Lo más importante en estos casos es ayudar al paciente a establecer compromisos, descentrándolo de esos objetos en los que se centra su obsesión. Este tipo de trastorno está en el punto de mira, ya que suele relacionarse con distintas conductas agresivas, sin embargo hay que señalar que tan sólo el 10% de los acosadores son erotómanos.

Para finalizar os pongo algunos libros y películas que tratan este tema, por si queréis profundizar:

McEwan, Ian. (1998). Amor Perdurable. Barcelona: Anagrama. King, Stephen. (1987). Misery. Doreen, O. (xxxx).I know you really love me: A psychiatrist’s journal of erotomania, Stalking, and Obssesive Love. Lyne, Adrian. (1987). Atracción Fatal. (Película) Buñuel, Luis. (1953). Él. (Película) Spinosa, Michel.(2007). Obsesionada. (Película).

Via:

http://nosolofreud.wordpress.com/2009/08/18/se-que-me-quieres/

Imagen de Robinson tostado

El caso de David Reimer

Hoy os voy a contar uno de los caso más sobrecogedores de los que tuve noticia en todo este tiempo que llevo metido en la psicología.

David ReimerTodo comienza en Canadá en 1965, cuando Janet y Ron Reimer van de visita rutinaria al hospital con sus hijos gemelos  monocigóticos, Bruce y Brian. Al norte de Estados Unidos, la circuncisión es habitual y fue recomendada a los padres, que aceptaron y sometieron a sus pequeños a la misma. La historia parece normal, sin embargo se dio una complicación, el cirujano encargado no puedo asistir y un asistente tuvo que hacer su trabajo, no se sabe muy bien que pasó pero el caso es que hubo un fallo con el cauterizador eléctrico, que abrasó totalmente el pene de Bruce, haciendo que éste entrara en necrosis y más tarde cayera.

Debido al escaso desarrollo de la cirugía de reconstrucción genital, poco se podía hacer por el pequeño… sin embargo, un día los padres de Bruce se enteraron de la existencia de un médico en Baltimore que defendía la neutralidad sexual del nacimiento, y que era posible modificar la sexualidad del niño a través del desarrollo. John Money fue un importante sexólogo y psicoendocrino que defendía la superioridad de la influencia ambiental respecto a la biológica (una de las eternas polémicas que divide a la psicología entre genetistas, ambientalistas y los que somos interaccionistas, que creemos en la combinación de ambos), y que la educación podía determinar la conducta de los sujetos. Nuesto Money vio una grandísima oportunidad en el caso Reimer, ya que dispondría de un sujeto control, Brian, sobre el cual observar las diferencias que aportaba la distinta educación dada, pues como ambos eran gemelos la dotación genética era concordante al 100% en los dos sujetos. El doctor Money sugirió a los Reimer que la solución sería reconstruir una vagina artificial y una vez finalizada con éxito la operación, empezar la educación de Bruce como una niña, Brenda. Las premisas que debían cumplir los padres eran sencillas, simplemente tratar a Brenda como si fuera una auténtica niña y bajo ninguna circunstancia hablar del tema.


Y corriendo un tupido velo, la familia empezó a hacer como si no hubiera pasado nada, pero algo raro pasaba con la niña, odiaba los juguetes de chica y se arrancaba los vestidos. El miedo de que Brenda s
upiera que en el fondo era un chico cada vez era mayor… y los problemas no habían hecho más que comenzar. Cuando Brenda comenzó a crecer, los efectos hormonales a pesar de estar combatiéndolos con estrógenos, comenzaron a surgir… aportándole un aire musculoso y desgarbado, que poco tenía que ver con el cuerpo de las demás niñas. Según el propio Brian: ”La única diferencia entre él y yo, era que él tenía el pelo largo’ , lo que partiendo de la crueldad de las personas, nos pone todavía más fácil imaginar las vejaciones y humillaciones a las que fue sometida Brenda.


Habitualmente los dos hermanos tenían que acudir a terapia para comprobar el desarrollo de ambos. Sin embargo, parece que aquellas terapias tenían pocos efectos beneficiosos en los pequeños, ya que siempre salían de allí con estados psicológicos muy alterados. En su libro, Reimer cuenta que el doctor les mostraba imágenes sexuales muy explícitas, en teoría necesarias para redirigir su
sexualidad. Uno de los pasajes más escalofriantes de esta historia, es en el que Brenda aseguraba que el Money les había obligado a quitarse a ropa a pesar de que ellos no querían, obligó a Brenda a ponerse a cuatro patas y que su hermano desde atrás frotara su entrepierna contra la parte trasera de la niña., en lo que denominaban ‘ensayo sexual’. A pesar de que el médico siempre negó esto, fue una parte que siempre hizo a Brian sentir avergonzado e incapaz de superar aquellos años.

20309661_119269296933

Brian y Brenda

Brenda crecía y su vida cada vez era más parecida a un infierno, se negó a más operaciones y los intentos de suicidio estaban comenzando a ser peligrosos; poco a poco el doctor se fue alejando de la familia y fue entonces cuando el padre de Brenda decidió contarle toda la verdad. Tras la confesión, Brenda cambió de sexo y pasó a llamarse David Reimer, siendo físicamente y ”oficialmente” lo que siempre había sido: un hombre. David acabó casándose, pero al poco tiempo su historia se hizo pública, perdió su trabajo y el matrimonio acabó separándose . Un tiempo después su hermano Brian se suicidó, algunos dicen que por la culpabilidad que sentía por haber salido bien de aquella operación.

El estudio de Money fue alabado en la época pues suponía la demostración empírica de la determinación cultural en la sexualidad de los sujetos. Era una victoria ‘ambiental’, ya que acababa de darse un duro golpe a los genetistas, ya que estábamos demostrando que Brenda actuaba como una chica, porque la habían educado así y poco tenían los genes que decir al respecto.

1783_fs

Brenda y Brian

Aunque la teoría parece bastante clara, hay que atender a lo que realmente importa: David fue desgraciado durante toda su vida y muy poco le importaban todas estas polémicas científicas. De esta desafortunada historia debemos sacar algo en beneficio, y es que los determinismos no existen. No todo es tan sencillo como vestirnos de azul o de rosa, ni inyectarnos hormonas por un tubo para hacernos ser hombres o mujeres, la educación es fundamental para nuestro desarrollo pero también hay algo inherente en nosotros que nos hace ser lo que somos, y por tanto ni la genética ni el ambiente por si solos nos aportan una identidad. Somos el resultado de muchas combinaciones, y sobre todo, somos algo extremadamente complejos.

Para acabar deciros que David se suicidó el 4 de mayo de 2004, a los 38 años de edad.

Por si alguien quiere profundizar, aquí tenéis una referencia del libro que escribió (inglés).

Via:

http://nosolofreud.wordpress.com/



Imagen de Robinson tostado

El último de los grandes anarquistas .

Lucio Urtubia Jiménez (Cascante, Navarra, 18 de febrero de 1931) es un albañil y militante anarquista. Considerado como el último de los "bandidos buenos", ha sido definido como un "Robin Hood", como un Quijote; aunque en palabras de Albert Boadella "Lucio es un Quijote que no luchó contra molinos de viento, sino contra gigantes de verdad".

Su golpe maestro y que le cambió su vida, fue la falsificación de cheques del Citibank, de los cuales realizó 8.000 hojas de 25 cheques de 100 dólares cada uno, con lo que estuvo a punto de hacer quebrar al banco, que sufrió una importante caída en su cotización en bolsa. Este dinero fue utilizado, como siempre, en la ayuda de movimientos guerrilleros en Latinoamérica (Tupamaros, Montoneros, etc.) y Europa. A pesar de la espectacularidad de la falsificación, sólo fue condenado a 6 meses de cárcel, gracias a la ayuda que le prestaron casi todos los abogados progresistas de Francia, y a un acuerdo extrajudicial con el City Bank, que fue forzado a retirar los cargos a cambio de las planchas de grabación.

Su vida ha sido una continua aventura: cinco órdenes internacionales de búsqueda, incluida la CIA; preparó el secuestro del nazi Klaus Barbie en Bolivia, colaboró en la fuga del líder de los Panteras Negras, intercedió en el secuestro de Javier Rupérez, medió en el caso de Albert Boadella, simpatizó con los Grupos Autónomos de Combate-Movimiento Ibérico de Liberación y con los posteriores Grupos de Acción Revolucionaria Internacionalista (GARI), sobre todo con uno de sus miembros franceses, Jean-Marc Rouillan...(Leer todo)

Página oficial de la película sobre Lucio

Podeis verla entera entrando en cada uno de los videos que os garantizo es un trabajo magnífico.

video-1- video-2- video-3- video-4- video-5- video-6-

video-7- video-8- video-9-

 

Imagen de Robinson tostado

Paraisos fiscales , la gran evasión

Gran parte de la riqueza mundial está oculta en 72 paraísos fiscales. La peculiaridad de estos depósitos es que están totalmente exentos de pagar impuestos, lo que atrae a las grandes riquezas de todo el mundo. Se calcula que más de ocho billones de euros permanecen ocultos en los paraísos fiscales sin que sus propietarios paguen ni un céntimo al erario público de sus respectivos países. El uso de estos para la evasión de impuestos, se ha convertido en uno de los mayores atentados éticos contra la redistribucíón de riqueza.

ashacz Dónde están, cómo funcionan y quiénes son los beneficiarios de los limbos financieros son algunos de los aspectos que abordarán en "Documentos TV".

video-1-

video-2-

video-3-

video-4-

video-5-

Últimas entradas

Newswire