Blog de reporteraN

MENSAJE URGENTE

MENSAJE URGENTE DESDE EL HOSPITAL LA FE DE VALENCIA
Si conocéis a alguien que tuviera  el grupo sanguíneo AB dispuesto a donar sangre,decirlo.
En el Hospital Universitario La Fe de Valencia hay un niño de 10 años
ingresado con LEUCEMIA que necesita urgentemente unos 12 donantes.
Este grupo sanguíneo (AB) es bastante raro, de ahí el hecho de la falta de donantes.
Los médicos anuncian que si los encontraran sería muy posible salvarla vida de este niño.

El teléfono de la madre ( Maria Ángeles 963802408 )

POR EL PLACER DE LA LECTURA

La SGAE (Sociedad General de Autores)
ataca de nuevo.

Escrito y firmado por José Luis
Sampedro, escritor.

POR LA LECTURA

Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro
Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de
jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no
tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su
biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros
donados por amigos, instituciones y padres de alumnos. Sus 'clientes' éramos
jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos
al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y
a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.

Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño.
No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente
una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños
con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la
idea con simpatía porque les
servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí
un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por
ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse
un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera,
las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y a veces también
ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había
dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de
que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera
otros mundos. Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran
hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que
mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios
enfermos, fue creada por iniciativa y voluntarismo de una
empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados,
paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con
la administración intentando convencer a burócratas y
médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el
conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la
curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de
una biblioteca con un servicio de préstamos y unas
actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos
hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en
reconocimiento a su labor en favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón
bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se
pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado
en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del
préstamo.

Me quedo confuso y no entiendo nada. En la vida corriente el que paga una suma
es porque:

a) obtiene algo a cambio.

b) es objeto de una sanción.

Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la
adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir
con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la
lectura?

Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la
operación?.¿Acaso dejaron de cobrar por el libro?. ¿Se les leerá menos por ser
lecturas prestadas?.¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo
como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo:
¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos
leídos? No entiendo a esa Europa
mercantil. Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor
con la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.

Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de autor
cargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida en diferentes
ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.

¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!

José Luis Sampedro

34 productoras pierden un juicio por descargas ilegales en Australia

INTERNET | Es 'imposible' hacer responsable del delito al proveedor

  • La sentencia admite que la descarga ilegal de archivos es un problema
  • Considera que la actuación del proveedor no constituye delito

Un grupo de grandes productoras cinematográficas internacionales ha perdido un juicio en Australia contra un proveedor de Internet acusado de permitir a los usuarios realizar descargas ilegales de sus películas.

El Tribunal Federal australiano desestimó la demanda de 34 estudios, entre los que se hallan las filiales locales de Universal Pictures, Warner Brothers y 20th Century Fox, que habían demandado a la compañía iiNet por haber supuestamente violado sus derechos de propiedad intelectual.

Pese a que iiNet tenía conocimiento de que sus clientes estaban vulnerando los derechos de autor ("copyright") de las productoras al descargar los filmes de la Red, es "imposible" hacer responsable del delito al proveedor de Internet, según el fallo del juez Dennis Cowdroy.

Las productoras alegaban que la empresa cometió una infracción al no haber impedido que su sistema fuera empleado para transmitir y almacenar las copias ilegales. El magistrado señaló que iiNet tampoco tomó ninguna medida para detener la actividad de los piratas, pero consideró que eso no equivale a un delito.

"Las pruebas establecen que (la compañía) no hizo más que ofrecer a sus usuarios un servicio de acceso a Internet", añade el magistrado. Su sentencia admite que la descarga ilegal de archivos a gran escala en Internet es un gran problema, pero no puede actuar contra iiNet "simplemente porque hay que 'hacer algo' para solucionarlo".

El fallo es visto por los expertos como un hito que sienta un precedente judicial para proveedores de servicios de Internet en todo el mundo, que pueden verse así libres del acecho de las grandes multinacionales del entretenimiento que les exigen responsabilidades por la piratería en la que incurren sus clientes.

18.Los adolescentes más brillantes tienen más riesgo de sufrir trastorno bipolar

ESTUDIO CON 700.000 ESTUDIANTES

  • Los estudiantes sobresalientes tiene cuatro veces más riesgo de ser bipolares
  • Esta sociación es mayor si se sacan mejores notas en humanidades, música o idiomas
Un alumno estudiando. (Foto: Antonio Heredia)

Un alumno estudiando. (Foto: Antonio Heredia)

Actualizado viernes 05/02/2010 18:53 (CET)
PATRICIA MATEY

MADRID.- Ser 'genial' no siempre es una ventaja. Y si no que se lo digan a Mozart, Charles Dickens, Albert Einstein, Isaac Newton o Charles Darwin. Todos ellos padecían trastorno bipolar, una enfermedad que sume a los afectados en periodos de depresión que se alternan con los de euforia.

Ahora, y gracias a una nueva investigación llevada a cabo por James MacCabe y su equipo, del Instituto de Psiquiatría King's College de Londres (Reino Unido), en colaboración con científicos del Instituto Karolinska (Suecia), la asociación entre brillantez y enfermedad mental ha quedado aún más 'al descubierto'.

"Los estudios históricos y las anécdotas de personas famosas y creativas sugieren un vínculo entre el alto índice de inteligencia y el trastorno bipolar pero hasta ahora, la evidencia científica para establecer esta conexión ha sido bastante débil, en parte por tratarse de estudios retrospectivos... Hay pocos trabajos con muestras de población actuales", explican los autores en el último número del 'British Journal of Psychiatry'.

No es el caso de su ensayo, que se ha llevado a cabo 713.876 con chicos y chicas que cursaban estudios entre 1988 y 1997. Los científicos analizaron los resultados de los exámenes finales de todos ellos cuando tenían entre 15 y 16 años. Comprobaron, más tarde, cuántos habían tenido un ingreso hospitalario entre los 17 y los 31. Así pudieron constatar que los adolescentes con mejores notas tenían hasta cuatro veces más riesgo de ser bipolares en la edad adulta que los más mediocres.

"Esta relación se produjo independientemente de otros factores, como la educación de los padres o el nivel socioeconómico, que pueden alterar los resultados", aclaran los autores en su estudio.

Mejor nota en Humanidades

Insisten, además, que han encontrado que "lograr un grado A (el de mayor puntuación) se asocia con un mayor riesgo para el trastorno bipolar, sobre todo si estas mejores notas son en Humanidades". En cambio, la relación es menor para los excelentes en las asignaturas de ciencias.

El ensayo también ha puesto en evidencia una asociación mayor "entre sacar mejores notas en Música y Sueco (que también incluye escritura creativa) u otros idiomas y el trastorno bipolar", agregan los autores.

Entre las posibles explicaciones a esta relación, los autores destacan que las "personas que están en el periodo de manía leve a menudo pueden ser ingeniosos e inventivos, y capaces de relacionar las ideas de forma innovadora", defienden.

En segundo lugar, "los afectados de trastorno bipolar experimentan de forma frecuente reacciones emocionales inusualmente fuertes, que pueden ayudar a su talento en el arte, la música y la literatura. Y, en tercer lugar, las personas con hipomanía [estado de ánimo elevado, expansivo o irritable, sin la intensidad que tendría en una fase maníaca] suelen tener una resistencia extraordinaria y pueden mantener así la concentración durante largos períodos de tiempo", algo que favorece el estudio y la mejor memorización.

Cualquiera "de estos tres aspectos cognitivos o estados de hipomanía facilitan la obtención de notas brillantes y creatividad en la escuela, pero también predisponen a la bipolaridad", sentencian los científicos.

Para ellos, "lo contrario a este mecanismo puede explicar el vínculo entre el bajo rendimiento escolar y el trastorno bipolar. Algunas personas que llegan a desarrollar la enfermedad, en particular aquellos con más periodos depresivos, pueden tener estilos cognitivos que afectan a su rendimiento académico".

Dado que los datos del trabajo pueden resultar algo pesimistas, los autores matizan que "pese a que los alumnos con mejores notas tienen mayor riesgo de desarrollar trastorno bipolar, debemos recordar que la mayoría de ellos suele gozar de buena salud mental".

 

fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2010/02/04/psiquiatriainfantil/1265278108.html

Cómo convivir con un ser querido problemático


 

El comportamiento de personas problemáticas resulta muy difícil de soportar y genera malestar psicológico y un gran desgaste social

Convivir con un ser querido problemático puede convertirse en una auténtica tortura para muchas personas que sucumben a sus engaños, enredos, manipulaciones y problemas. Por fortuna, esta insana relación se puede sobrellevar mejor si se cambia de actitud y se siguen determinadas pautas de conducta. Aprender a cuidarse y a relacionarse con esta persona problemática, capaz de sacar a cualquiera de sus casillas, es posible si se establecen ciertos límites.


  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 19 de julio de 2009


Querido a la vez que problemático



- Imagen: Lynne Lancaster -

Se dice que todas las familias tienen una "oveja negra" entre sus miembros. Puede ser un adolescente rebelde en exceso, un toxicómano, un bebedor, una persona inestable que miente, que abusa de los demás, negativa, crítica, descuidada, con conductas peligrosas o que infringe la ley, un familiar que siempre pide dinero prestado y lo malgasta, una persona manipuladora, un pariente respondón y con mal genio .... en definitiva, un ser querido problemático.

Así denominan a estos familiares o amigos la psicóloga Kate Thompson y el psicoterapeuta Bill Klatte en su libro "¡Qué difícil es quererte". ¿Cómo tratarlos? Este texto, que se debe leer con lápiz y papel, es una herramienta práctica que ayuda a reflexionar sobre la relación que se mantiene con ese familiar difícil y a adoptar el cambio de actitud y las pautas de comportamiento necesarias para ello.

Hay que establecer unos límites claros en la relación con un ser querido problemático para poder cuidar de uno mismo

El objetivo principal de esta obra es conseguir que los familiares o amigos que son víctimas de este hermano o hijo problemático aprendan a renunciar con amor a sus exigencias. Esta expresión, "renunciar con amor", no significa que haya que apartarlo de manera definitiva de nuestra existencia o que se le deje de querer, sino en establecer unos límites claros en la relación para poder cuidar de uno mismo. Tiene, además, un doble significado, según Thompson y Klatte: "se puede aceptar a las personas difíciles sin aceptar su conducta dañina; y cuidar de uno mismo es un acto amoroso que también beneficia a los demás".

Seres queridos problemáticos

Pero, ¿quiénes son los seres queridos problemáticos de cuyas acciones debemos protegernos? Cualquier persona puede ser difícil de querer en algunas situaciones. Sin embargo, sea cual sea su perfil, lo importante es saber que todos los seres queridos problemáticos comparten una serie de características que permiten considerarlos como tales. Según Kate Thompson, "son adultos que suelen repetir las mismas acciones y que se hieren a sí mismos o a otras personas. Incluso si no tienen intención de causar daño, lo causan, y hacen que la vida de las personas que les rodean sea muy estresante. Podemos decir que son turbulentos, molestos e inquietantes".

Estas personas se enojan y gritan con frecuencia, parecen muy indefensas y necesitadas, manipulan a otras personas y situaciones y culpan a los demás de sus problemas. Sus acciones son más graves que las discusiones o problemas que se puedan tener de forma ocasional con otras personas, detalla Thompson. El principal problema que tienen los allegados de estos individuos es que tropiezan muchas veces en la misma piedra y que, una vez tras otra, repiten los mismos errores.

Sin embargo, no se puede cambiar a un ser querido problemático a menos que éste desee hacerlo. Por eso, quien debe cambiar es uno mismo, es decir, los familiares o amigos "víctimas" de esta persona tan querida, con el fin de retomar el control de sus vidas. Thompson y Klatte subrayan que hay que dejar de fingir que no pasa nada con esa persona, reconocer que se tiene un problema con uno mismo y operar el cambio.


ENREDADOS, DESCONECTADOS Y CONECTADOS



- Imagen: umut korkmaz -

Un ejercicio fundamental antes de realizar cualquier cambio es percatarse del tipo de relación que se mantiene con la persona problemática. Hay personas que se vuelcan en la vida de su ser querido problemático o, más bien, quedan atrapados en ella porque piensan que éste no se sabe cuidar por sí mismo. Sin embargo, la palabra "cuidar" significa diferentes cosas para diferentes personas. "Para nosotros, esta palabra tiene sentido en algunas situaciones", pero no es una buena acción cuidar de un adulto que es capaz de hacer lo que nosotros hacemos por ellos", aclara la experta.

Las personas que cuidan de adultos están "atrapadas o enredadas". Un ejemplo es el de un familiar que le paga el alquiler a otro; un hermano, por ejemplo, que se gasta todo nuestro dinero. "Al hacer este tipo de cosas para adultos capaces, limitamos nuestras propias vidas. Esto alimenta resentimientos y hace más fácil para nuestros seres queridos no asumir la responsabilidad de sus propias decisiones".

En el polo opuesto a las personas enredadas en la vida de su ser querido problemático están las "desconectadas" que deciden no saber nada más de su familiar o amigo difícil y perder todo contacto con ellos. La actitud más sana, en un punto intermedio, es la de estar conectados, la de mantener el contacto asumiendo que es una persona adulta, responsable de su propia vida y estableciendo ciertos límites en la relación con ella.

El comportamiento de personas problemáticas resulta muy difícil de soportar y genera malestar psicológico y un gran desgaste social


Una nueva relación con límites



- Imagen: Fitsum Belay -

Para establecer una nueva relación, lo primero que hay que tener en cuenta es que lo que no funciona es ceder a sus peticiones y deseos, puesto que siempre acaban haciendo lo que quieren y aprovechando la situación, lo que acaba generando malestar psicológico y un gran desgaste de parientes y amistades. Thompson afirma que es posible expresarles amor o amistad, pero marcando de forma clara unos límites sobre lo que sus allegados podrán o no podrán hacer por ellos de ahora en adelante.

Una persona manipuladora se siente segura, no se hace responsable de sus propias decisiones, atribuye a los demás la culpa de sus problemas y puede hacer que se sientan estúpidos y responsables. Nada más lejos de la realidad. Ante ello, sus víctimas deben saber que no tienen que hacer lo que esta persona quiera, no es su trabajo arreglarle las situaciones de su vida, sino decidir qué cantidad de tiempo o energía se le da y hasta dónde se hace por ella, es decir, marcarle unos límites. En otro caso, ante una persona deshonesta que se esconde de los hechos y con poca o ninguna credibilidad, hay que desconfiar de ella y decírselo para que empiece a tomar sus propias decisiones.

Al principio, establecer este tipo de límites puede resultar incómodo, pero a medida que se practica se gana paz y equilibrio interior. Hay que aprender a decir "no". Es lo que se conoce como "rescate". "El rescate de una persona una y otra vez sólo le permite cometer los mismos errores. Así no madurará. Es mejor para los dos dejar que el ser querido problemático experimente las consecuencias de sus propias acciones", advierte Thompson. El objetivo es aprender a disfrutar de la vida, incluso si el ser querido con problemas no quiere o no sabe disfrutar de la suya.

Además de fijar límites, hay que aprender a negociar y comunicarse bien con esta persona e, incluso, establecer en un contrato de cómo será la nueva relación. La negociación es más efectiva cuando se abordan temas concretos y específicos. Una vez se toma una decisión sobre uno y se lleva a la práctica, se pueden ir abordando otros.

En cuanto a la comunicación, uno de los trucos que proponen Klatte y Thompson es sustituir los "mensajes-tú", aquellos que recriminan al ser querido problemático todo lo que hace mal o deja de hacer bien, por "mensajes-yo", a través de los cuales el familiar o amigo afectado expresa cómo se siente y cómo piensa actuar de ahora en adelante. Es una forma de comunicación menos agresiva.


PEDIR AYUDA ¿CUÁNDO Y A QUIÉN?



- Imagen: Greg Neate -

El familiar o amigo de un ser querido problemático debe pedir ayuda siempre que sea consciente de los siguientes síntomas: cuando los hábitos de comer o dormir cambian para peor, se sienten frustrados, enojados, asustados, tristes o avergonzados, cuando otras personas le advierten de que tiene un problema y el afectado reconoce que podría ser cierto, si las acciones dañinas del ser querido problemático empeoran o cada vez son más frecuentes, o cuando se deja de tomar parte de actividades de disfrute por esta persona.

Si se identifica alguno de estos síntomas, se puede recurrir a otro familiar o amigo cercano e, incluso, a un profesional. Éste puede ser cualquiera de los que trabajan las relaciones y el crecimiento personal: un psicoterapeuta, un trabajador social, un consejero o "coach", o un psiquiatra, entre otros. Es fundamental que el profesional sea de confianza.

Este profesional debe ayudar a la persona afectada a concienciarse de lo que está sucediendo en su difícil relación con el otro, a aprender a dejar de centrarse en el ser querido problemático y hacerlo en sí mismo. Cuidarse a uno mismo no es un acto egoísta, sino sano para la salud propia y la de los demás.

 

fuente:http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia

Las mascotas, fuente de bienestar para los niños

Quienes se implican en el cuidado de un animal se hacen más responsables y adquieren una mayor competencia social

Las mascotas pueden convertirse en el mejor aliado de padres y educadores para la socialización de niños y adolescentes. Si al gran interés por los animales de compañía se une un cuidado adecuado, estos pueden ser una fuente indiscutible de salud psíquica y social para los más pequeños. Algunos psicólogos y psiquiatras infantiles ya usan animales en la atención a niños con diagnósticos de hiperactividad o accesos de ira.


  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 27 de septiembre de 2009


Más que un compañero de juego



- Imagen: wsilver -

Es una reacción recíproca: los niños gustan a las mascotas, en general, y las mascotas -sobre todo los perros- a los niños. En el libro "Los niños necesitan animales de compañía", de Plataforma actual y la Fundación Affinity, Dieter Krowatschek, psicólogo infantil y escolar que trabaja en Marburgo (Alemania), explica que su interés por las mascotas se debe a diversas razones: son más curiosos que los adultos y menos precavidos al interactuar con otras especies; aprecian el hecho de que la mayoría se comporte de forma infantil, lo que les confiere una gran ventaja como compañeras de juego; y, entre todas ellas, se sienten atraídos en especial por los cachorros.

Todo esto explica que en España haya 22 millones de mascotas que conviven con los niños. Gracias a esta convivencia, los pequeños de la casa que se implican en su cuidado se hacen más responsables y adquieren una mayor competencia social. Además, según destaca Krowastschek, en la sociedad coetánea los animales de compañía pueden convertirse en grandes y afectuosos amigos, tanto para los niños como para los adolescentes incomprendidos, puesto que ayudan a suplir la ausencia de los padres que soportan largas jornadas laborales.

Los canes contribuyen de forma notable a la socialización de los niños con y sin discapacidad

También ayudan a contrarrestar la perniciosa influencia de tantas horas de actividades en solitario, que favorecen la afición por los videojuegos o el ordenador, las películas de vídeo o la lectura de tebeos. Los niños y adolescentes que conviven con un animal de compañía se relacionan con él de una forma lúdica y tienen una oportunidad única de interactuar, jugar y conectar con otro ser vivo, así como de educarlo.

En el imaginario infantil, los niños se relacionan con distintos animales y adoptan roles o papeles diferentes: gracias a su desbordante capacidad de invención se ponen en la piel de cualquier especie, incluso, de dinosaurios extinguidos. En general, los osos de trapo y los peluches les fascinan por su gran parecido con las mascotas reales, por lo que es muy fácil que se identifiquen con ellos.

Perros y psicólogo infantil, un buen tándem

Los osos de peluche se utilizan en las consultas de psicología infantil para realizar ejercicios de proyección de la imagen de los niños. Se les explica que "ese osito regordete saca malas notas en la escuela, tiene problemas en el colegio o en casa". De esta forma, los pequeños se identifican con el muñeco de trapo, comprenden y detectan que esos son los problemas que ellos tienen. Otro paso que se ha dado en las consultas de los psicólogos infantiles para sacar provecho a este entendimiento natural entre niños y mascotas ha sido la incorporación de éstas a la sesión terapéutica.

El propio Krowatschek colabora con su perra border collie Fly en sus sesiones con niños hiperactivos o con otros problemas de conducta. Al estar presente, el psicólogo les interroga de manera más sencilla con preguntas indirectas del estilo "a Fly le gustaría saber... ". Así consigue que los niños respondan a cuestiones que de otro modo se callarían. El animal se convierte en un intermediario entre el niño y el psicólogo.

El psiquiatra y psicólogo infantil Boris Levinson, de Brooklyn (EE.UU.), fue quien descubrió la utilidad de los animales como ayuda terapéutica. A principios del siglo XX, observó que la presencia de su perro Jingles ayudaba a los niños autistas a abrirse. Más tarde, se ha confirmado su ayuda en la atención a menores con otros diagnósticos. La presencia de Fly en la consulta de Krowatschek tranquiliza a los niños hiperactivos y con accesos de ira. También se ha visto que los canes contribuyen de forma notable a la socialización de los niños con discapacidad. Cuando se les proporciona un perro para que les acompañe, son más aceptados y los otros niños se relacionan mejor con ellos.

Elegir una mascota



- Imagen: Linda Åslund -

¿Son todas las mascotas igual de buenas compañeras? Según Krowatschek, el mejor amigo del niño es el perro, puesto que su capacidad de interacción supera con creces a la de otros animales de compañía y porque exige más cuidados y educación, tareas en las que se puede implicar a los menores. Pero, entre los perros, ¿cuál es el más indicado? Este psicólogo denuncia que películas famosas de la filmografía infantil en las que aparecen canes han contribuido a generar una gran confusión sobre las especies que mejor se adaptan a la convivencia en familia.

Los husky, una de las razas frecuentes en filmes, están acostumbrados a tirar de trineos, por lo que quizá no sean los perros más adecuados para llevar con una correa; tampoco los de pelea o con instinto cazador. Krowatschek sugiere adoptar perros disciplinados, como el labrador, el cocker spaniel, los caniches o los canes que cuidan del ganado, ya que tienden a proteger.

La decisión más adecuada antes de adquirir una mascota es consultar con un veterinario

Los veterinarios Pedro Carracedo y Beatriz Morén, de Barcelona, afirman que no se puede recomendar una raza u otra, sino que cualquiera de tamaño pequeño o medio es apropiada para un niño, siempre que esté bien educado. La clave para que haya un buen entendimiento entre ambos es la educación y la socialización de los animales.

Consejos útiles

Estos veterinarios aconsejan seleccionar, de una camada de cachorros, a un individuo que no sea dominante ni miedoso. Después hay que asegurarse de que desarrolle una etapa correcta de socialización con otros animales, niños y personas adultas. Esto se consigue si se pasea con el cachorro por la calle a partir de los dos meses, en brazos hasta que reciba las vacunas pertinentes, y se le permite entrar en contacto con otros animales, personas y, sobre todo, niños.

También es aconsejable, tanto en el caso de los perros como en el de los gatos, que el cachorro haya estado el máximo tiempo posible con la madre, ya que ésta actúa de intermediaria entre los conflictos con otras crías y educa. Se ha comprobado que, cuando un gato es amamantado con biberón, al jugar controla menos los mordiscos y los arañazos que un gato alimentado por su madre, quien le enseña a arañar sólo en ciertas ocasiones.

Aunque el perro sea considerado la mascota óptima para el niño, la convivencia con un felino también es interesante durante la infancia, ya que el pequeño puede encargarse de vigilar que no le falte, sobre todo, comida ni bebida. El abanico de opciones cuando se desea adquirir una mascota es muy amplio: desde el gato, al conejillo de indias, los hámsters, ratones, conejos, pájaros, peces o ponis, entre otros.

Estos animales, en la mayoría de los casos, requieren menos atención que los perros, pero también es posible que interactúen menos con los niños. Antes de adquirir una de estas mascotas es conveniente consultar con un veterinario. Se desaconsejan, no obstante, los animales exóticos, puesto que se rigen por normas de protección muy rigurosas y su comportamiento es imprevisible.

Una mascota no es un juguete



- Imagen: qwrrty -

Una premisa crucial para que la convivencia con un animal en la familia sea óptima es recordar siempre que una mascota no es un juguete, sino un ser vivo que merece respeto, cuidados y atención. Los bebés y los niños muy pequeños pueden no interpretarlo así y manipular a los animales como si fueran un muñeco e, incluso, dañarles. No están capacitados para entender la responsabilidad que entraña, por lo que deberán ser los padres quienes asuman el cuidado de la mascota.

"Hay que inculcar al niño que el perro no es un juguete, no es un camión que se pueda desmontar o una Play Station. Es un miembro más de la familia que se merece respeto: hay que sacarlo a pasear, necesita comer, beber, hacer sus necesidades y un trato normal", declara Carracedo. Los perros crecen, no son siempre cachorros, Hay que tener en cuenta estas premisas para disminuir las tasas de abandono de perros adultos. Quien adquiere un animal debe responsabilizarse de sus cuidados.

El 60% de las veces que un perro propina un mordisco a un niño, el motivo es imputable al pequeño. Antes de los seis años, los menores tratan con demasiada brusquedad a las mascotas, según Krowatschek. Superada esa edad, a medida que el niño crece, mejora el trato y su carácter se vuelve más responsable.

Normas para una convivencia feliz

Hay que trasmitir al niño que una mascota no es un juguete y enseñarle a coger en brazos y a manipular al perro con cuidado

¿Cuáles son las normas por las que debería regirse la convivencia entre un animal y un niño? La primera y principal es, sin duda, educar al perro de manera que comprenda que, en la jerarquía familiar, el niño se encuentra siempre por encima. Otra norma básica es no humanizar al perro. El niño debe aprender a interpretar su lenguaje corporal, sus necesidades, a darle órdenes coherentes y a castigar con inmediatez, cuando haya cometido algún error, para que el perro lo entienda. También debe premiar con golosinas caninas si quiere adiestrar y enseñar al perro, entre otras cosas, a dar la pata o a sentarse.

Cuando los niños son muy pequeños, los padres deben asumir que el animal es responsabilidad suya. Deben hacerse cargo de él y no dejar al pequeño a solas con el perro. Han de transmitirle, con insistencia, que no es un juguete, y enseñarle a coger en brazos y a manipular al perro con cuidado, a medida que crezca.

Es también fundamental que el niño no se acerque al can mientras come o cuando lleva algo en la boca. Tampoco puede abalanzarse sobre el animal y ha de ser cuidadoso durante el juego. La familia debe mantener una actitud vigilante por si el perro atacara al pequeño. Hay que advertir al niño de que mantenga alejada la cara del hocico y que no empuje ni tire de la cola.

Otras acciones que, en general, deben evitar los niños en su trato con el perro u otros animales es: gritarles cuando no obedezcan alguna indicación; perseguir y arrinconar, ya que la mayoría se sienten atacados si se les acorrala; tirar con fuerza de la correa hacia un lado porque sienten pánico al quedarse sin aire y obedecen peor; pegar con un objeto (un zapato o un periódico enrollado), ya que tienen memoria; esperar demasiado tiempo para castigar, puesto que olvidan pronto sus fechorías y sólo entienden qué han hecho mal si se les reprende de inmediato; o aplicar castigos que no entienden o pueden causar enfermedad, como encerrarles, dejarles sin comida y sin agua.

Se debe educar al perro con refuerzo positivo, amonestarle de inmediato cuando su conducta no sea la apropiada y darle órdenes consecuentes. Si se cumplen todas estas normas básicas, la convivencia de un niño con un perro puede ser una gran fuente de bienestar, que eleva su autoestima, les motiva y les ayuda para su socialización.

Últimas entradas

Newswire